Los ríos son caminos que nos llevan a donde queramos ir. Caminos que andan, que discurren.

«Me detenía algunas veces a ver
correr el agua, bañándome
las ideas más maravillosas
de su curso… recordé
las caprichosas pinturas
que me hacía de los países
adonde aquella corriente
debía ir a parar».
Goethe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *