No hay otro camino para hacer racional y moral
al hombre sensible que hacerlo un hombre estético.

El arte es un juego,
es el hijo de la libertad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *