Muchísima gente ha debido acercarse hasta el estanque a solas,
de siglo a siglo, para derramar sus pensamientos en el agua,
para formular alguna pregunta.

Nadan las ideas como peces en el agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *